Doble Relajación. Descúbrela¡¡

Cuando recibes un masaje tántrico Lingam te conectas con la masajista a un nivel personal. También te conectas con su energía sexual universal y lo que experimentas no tiene comparación.

Muchos pensarán erróneamente que Lingam es un nombre elegante para la masturbación masculina. Sin embargo, un masaje lingam se hace con mucha más consideración, respeto, cuidado y deseo de brindar un placer desinteresado.

¿En qué consiste el masaje tántrico Lingam?

Un masaje Lingam es básicamente una práctica sexual tántrica orientada masajear el pene. A diferencia de lo que se hace cuando se masturba a un hombre, el masaje tántrico lingam implica no solo masajear y acariciar el pene.

También incorpora técnicas de estimulación más avanzadas, como el masaje a los testículos, la próstata y el perineo. Es importante entender que el masaje lingam no tiene que ver con tener un orgasmo y eyacular.

De lo que se trata es de intentar sentir más placer que se convierta en oleadas de orgasmos múltiples durante todo el masaje. En la filosofía del tantra hay que acercarse al lingam desde un lugar de mucho amor y respeto.

Cuando la masajista proporciona placer durante el masaje lingam, ella se llena se esa misma energía a través de un intercambio de dar y recibir placer.

La filosofía del masaje tántrico Lingam

Desafortunadamente muchos hombres en su vida personal no tienen la oportunidad de experimentar esté nivel de placer. Esto se debe a que en ocasiones sus parejas no se sienten totalmente cómodas masajeando el pene de su compañero.

Lo que sucede con el masaje tántrico Lingam es que es una práctica que realmente honra al pene y a quienes lo tienen. Se hace con el objetivo de brindar placer.

Además, existe una gran cantidad de energía sexual o chi en el pene de un hombre. Por lo tanto, dar un masaje estimulante y circular esa energía es muy poderoso.

En la India, las estatuas del Shiva Lingam, son consideradas por los antiguos practicantes tántricos, no como un estado de meditación. Para ellos tienen un significado secreto.

Consideran que toda la energía poderosa del Dios Shiva estaba concentrada en el pene, donde se piensa está contenida la esencia más masculina. En consecuencia, el sexo sagrado tiene que ver con acercarse al cuerpo del hombre como un templo y a su pene como el sitio más sagrado de todos.

¿Cómo se lleva a cabo el masaje tántrico lingam?

Lo que sucede durante un masaje tántrico lingam es muy especial. Todo comienza haciendo que te relajes, con las piernas separadas y las rodillas flexionadas para poder acceder a toda la zona genital.

Al recibir esté masaje erótico tu masajista te pedirá que respires profundamente para que consigas una relajación total. Mientras recibes el masaje lingam, la masajista recibe tu energía de excitación y placer al inhalar, y te envía su energía sexual al exhalar.

En el momento que se establece está conexión experimentarás un sentimiento más profundo de meditación y un total atención. Sentirás más empatía con los pensamientos y sentimientos de tu masajista.

No solo eso, se incrementará tu intuición sexual, por lo que estarás más consciente de lo que tu masajista quiere sin tener que preguntarle. Comenzarás a sentirte realmente cómodo y excitado.

La masajista utiliza un aceite que huele delicioso para lubricar el tronco de tu pene y tus testículos. Comienza deslizando sus manos de arriba hacia abajo haciendo que te sientas todavía más relajado.

Tus testículos son masajeados lentamente y es posible que la masajista utilice sus uñas para tirar de ellos ligeramente. También puede simplemente tomarlos y acariciarlos sobre la palma de su mano.

Si no estás del todo cómodo con esto, es bueno que se lo digas a la masajista antes de comenzar el masaje lingam. En cualquier caso, una vez estés completamente excitado, la masajista se enfocará en tu pene.

Disfrutaras de un masaje intenso y ligero, con movimientos ascendentes y descendentes, incluyendo movimientos giratorios. El masaje varía en velocidad de lento a rápido para brindarte más placer.

Llegará un punto en el que te encuentres tan excitado que querrás explotar. Pero tu masajista, que presta atención a tu respiración, tu cuerpo y tus gemidos, lo impedirá.

Ella es capaz de predecir lo cerca que te encuentras del orgasmo y te recordara respirar.

Pero quizás lo más emocionante de todo, es que lo mejor todavía está por venir y sin duda eso es algo que tendrás que descubrir por ti mismo.