No hace falta decir que recibir un masaje es una experiencia muy relajante. Sin embargo, ¿cómo influye un masaje en tu estado de ánimo? La respuesta no tiene nada que ver con la música relajante, o los aceites esenciales. Todo se relaciona en la forma en que un masaje impacta tu sistema nervioso.

Es decir, se ha encontrado en estudios que el masaje reduce los niveles de la hormona del estrés, los cuales causan la respuesta de “lucha o huida”. Por el contrario, incrementa los neurotransmisores que te hacen “sentirte bien” como la dopamina, la serotonina, las endorfinas y la oxitocina.

¿De qué forma influye un masaje en tu estado de ánimo?

El masaje es un enfoque de autocuidado que deberías incluir en tu rutina de cuidado personal. Como ya se indicaba, todo tiene que ver con el sistema nervioso, cuya función es la de enviar y recibir mensajes entre el cerebro y varias regiones del cuerpo.

Las divisiones simpática y parasimpática del sistema nervioso autónomo regulan la respuesta del cuerpo a la amenaza. El sistema nervioso simpático te ayuda a responder a una amenaza activando el reflejo de lucha o huida. Cuando esto sucede, tu corazón comienza a latir más rápido, tus músculos se contraen y comienzas a respirar más rápido.

Por su parte, la función del sistema nervioso parasimpático es “descansar y digerir”, volviendo a bajar cuando una amenaza ha pasado. Tu respiración vuelve a la normalidad y tu energía vuelve a las tareas rutinarias como la digestión.

Ahora veamos de qué forma influye un masaje en tu estado de ánimo y bienestar general:

Las hormonas del estrés

Los químicos que desencadenan la respuesta al estrés son la adrenalina, norepinefrina y la hormona cortisol. También te diremos cómo el masaje puede ayudar a reducir los niveles de todos estos químicos.

Adrenalina y norepinefrina

La adrenalina y la noradrenalina, sustancias químicas producidas por la glándula suprarrenal, se liberan en respuesta a una amenaza. Como resultado, tu cuerpo genera la respuesta de huir o luchar. Ambas hormonas aumentan la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el flujo sanguíneo a los músculos.

Esto es fantástico si estás huyendo de un animal salvaje, pero si tu cerebro interpreta llegar tarde al trabajo, o discutir con tu pareja, como eventos potencialmente mortales todo el tiempo, probablemente terminarás sintiéndote estresado.

La buena noticia es que el masaje puede ayudar a estimular el sistema nervioso parasimpático, reduciendo los niveles de adrenalina y norepinefrina. Sin embargo, esto puede llevar algo de tiempo. El sistema nervioso simpático se activa en la respuesta inicial al tacto, por lo que un breve masaje puede ayudar a las personas a prepararse para un evento.

La reacción parasimpática se activa después de unos 15 minutos. Por lo tanto, si deseas relajarte adecuadamente, te recomendamos programar tu sesión de masaje con antelación. También es importante que le digas a la masajista que la relajación es tu principal objetivo. Con certeza te adormecerá con caricias prolongadas y suaves.

Cortisol

Cuando atraviesas por una situación estresante, tu glándula suprarrenal produce cortisol, una hormona esteroidea. Se tarda un poco más en actuar que la adrenalina y la noradrenalina, pero una vez que lo hace, moviliza los recursos del cuerpo para combatir la amenaza. Esto incrementa el azúcar en sangre y reduce la inflamación.

Si continúas estresado y se libera cortisol durante un período prolongado de tiempo, pueden ocurrir complicaciones. Esto puede provocar una supresión del sistema inmunológico, hipertensión arterial y aumento de peso.

Afortunadamente, una sesión de masaje de forma regular, puede ayudar a tu sistema inmunológico. Además, el masaje también puede reducir los niveles elevados de cortisol que te producen estrés.

Serotonina y dopamina

La serotonina es un neurotransmisor que ayuda a regular el estado de ánimo, el apetito y la digestión. Se cree que los niveles bajos de serotonina contribuyen a la depresión y la ansiedad porque se sintetiza en el cerebro y el intestino.

Las áreas de recompensa del cerebro están relacionadas con la dopamina. Los niveles bajos de dopamina están relacionados con la falta de impulso, la fatiga y la incapacidad para concentrarse.

Mucha gente se siente como si estuviera flotando después de un masaje. La serotonina y la dopamina son las culpables. Se ha demostrado en varios ensayos que el masaje aumenta los niveles de serotonina y dopamina hasta en un 30%. La serotonina puede ayudarte a mantenerte de buen humor, mientras que la dopamina puede ayudarte a ser más productivo y concentrado.