Hay muchas razones por las que una mujer no disfruta del sexo, una de ellas es precisamente el vaginismo. Esta condición tiene que ver con un dolor en la vagina que experimentan las mujeres cuando tienen sexo con su pareja.

A continuación te hablamos más a fondo sobre el vaginismo, y las razones por las que algunas mujeres sienten dolor en sus relaciones sexuales. Igualmente veremos lo que ocasiona esta condición, así como los tratamientos recomendables.

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo es un trastorno médico en el que los músculos pubococcígeos sufren espasmos involuntarios. Como resultado, el vaginismo hace que las relaciones sexuales sean extremadamente incómodas o imposibles. Los exámenes médicos y la inserción de tampones a menudo se vuelven cosas muy molestas debido a estos espasmos involuntarios, lo que hace más difícil todo para la mujer.

Los espasmos en la vagina, que dificultan o evitan la penetración vaginal, son descritos como “golpes en una pared”. Las mujeres experimentan una sensación de ardor o escozor cuando su pareja intenta la penetración. Debido a esto, las mujeres con vaginismo sienten un miedo intenso a la penetración provocado por el dolor, lo que provoca que se eviten más actividades sexuales.

Algunas mujeres con vaginismo seguirán sintiendo deseo sexual e incluso pueden disfrutar de masturbarse a sí mismas o que sus parejas las masturben. Sin embargo, la penetración vaginal debe evitarse a toda costa debido a las molestias que provoca durante las relaciones sexuales.

Debido a la vergüenza asociada con el vaginismo y la tendencia en algunas culturas a ignorar las consecuencias de las relaciones sexuales dolorosas, es difícil decir cuántas mujeres lo padecen. Sin embargo, se estima que entre el 1 y el 7% de las mujeres en todo el mundo se ven afectadas en un momento dado, aunque algunos estudios estiman tasas más altas.

En general, hay dos tipos de vaginismo: el primario, donde la mujer ha tenido dolor durante el tiempo que ha intentado la penetración. El vaginismo secundario por su parte, es aquel donde la penetración sin dolor antes era posible pero ya no es viable. Ambas situaciones pueden ser extremadamente graves.

¿Por qué las mujeres padecen vaginismo?

Cabe destacar que el vaginismo es una enfermedad psicológica que se refuerza a sí misma, a pesar de que tiene muchos síntomas físicos. Lo que sucede es que cuando el cerebro anticipa el dolor, la pared vaginal se protege cerrando los músculos pubococcígeos con espasmos durante los intentos de penetración.

Esto crea la incomodidad y el dolor asociados con el vaginismo, todo lo cual conduce a un ciclo de dolor, en el que la mujer anticipa el dolor. Debido a esto, sus músculos vaginales se cierran, lo que hace que experimente dolor y luego anticipen más dolor del próximo intento de penetración. Por lo tanto, sus músculos se abren y cierran, y así sucesivamente.

Como resultado, la razón del vaginismo en quienes lo padecen está frecuentemente relacionada con un trauma mental que les ha llevado a asociar el sexo con miedo o dolor. Para algunos, esto es un producto de las presiones naturales de la sociedad sobre los métodos y la cultura de la penetración. Cuando se trata de vaginismo primario, una fuerte educación religiosa o una educación sexual incorrecta son las principales causas.

Desafortunadamente, algunas mujeres que sufren de vaginismo han sido sometidas a formas violentas de disuasión sexual a lo largo de sus vidas. Esto incluye traumas, agresiones o violaciones a temprana edad. En estas situaciones, el cerebro reacciona al miedo tratando de proteger el cuerpo, pero esto simplemente empeora las cosas para quien intenta recuperarse y curarse.

Factores físicos como las relaciones sexuales durante una infección urinaria, la incomodidad del parto, ciertos medicamentos o enfermedades médicas. Incluso, la falta de lubricación adecuada y los juegos previos, pueden inducir el vaginismo. El “ciclo del dolor” comienza a funcionar una vez que se experimenta el dolor y el cuerpo anticipa el miedo, lo que resulta en vaginismo.

¿Cuál es el tratamiento para el vaginismo?

Muchas mujeres que padecen vaginismo piensan que ya no podrán disfrutar del sexo, e incluso utilizar juguetes sexuales. La buena noticia es que el vaginismo es tratable y literalmente existe una luz al final del canal vaginal en constante expansión.

Debido a que el vaginismo es tan único, es clave consultar a un especialista para obtener un diagnóstico y un plan de tratamiento adecuados. Sin embargo, existen algunos patrones terapéuticos que pueden detectarse.

La mayoría de los médicos te dirá que esperes hasta que hayas tomado medidas adecuadas para que esto sea más manejable antes de intentar la penetración. A menudo se recomienda la terapia sexual para llegar al origen del problema y aprender técnicas cognitivo-conductuales que ayuden a re-entrenar la respuesta de ansiedad del cerebro a la penetración.

Los ejercicios de Kegel también se recomiendan como tratamiento, al igual que los dilatadores vaginales. Estos son dispositivos insertables que se expanden gradualmente en longitud y circunferencia de la vagina.

Un lubricante decente y seguro para el cuerpo es esencial en todas las circunstancias, así como el apoyo de la pareja.